Tiempo perdido… o ganado

Suena el despertador. Ojos hinchados, boca seca y una leve irritación en la garganta.

iTunes a tope, música a todo volumen (ahora te jodes con la resaca, maja). Ducha, y hoy tras tres años de convivencia con la taladradora de tímpanos, digo, el despertador, me doy cuenta que la alarma dos es más aguda que la alarma uno.

Baño, ducha. Agua a 38 grados según la grifería termostática. Bueno, se que 38 grados es mi temperatura de ducha, porque es a la temperatura que la pongo en Béjar. Pensamientos trascendentales bajo el agua, como siempre. Y como siempre, sin tiempo de nuevo.

Calzoncillos, calcetines de verano, vaqueros. Curiosamente los vaqueros son largos, una camiseta y una sudadera. Mochila y salgo 10 minutos tarde. Salgo 10 minutos tarde y por tanto, llego 5 minutos tarde. ¿Desayuno? Qué es eso, un tío curtido de sierra, como yo, no necesita desayunar. Manzana Granny Smith para el camino, y corriendo cuesta abajo.

Con el tiempo se me va poniendo cara de ejecutivo estresado, síndrome de burnout, que le llaman. Me quejo, pero en el fondo me gusta. Veo que no tengo tiempo, así que escucho MacthBox20 a todo volumen mientras bajo corriendo a la facultad.

Y 5 minutos tarde. Me integro en la clase, intervengo en la clase. Y sale el dichoso tema del trabajo. Preparo trabajo y no he visto el in-box del mail oficial en toda la noche. Catástrofe. Continente nuevo asignado, Oceanía, nos centramos en Australia.

Reasignamos el trabajo, y las partes. Todo va viento en popa y a toda vela. Bajón de azúcar que solucionamos con gominolas. La granny smith no fue suficiente.

 

Me gustan las manzanas ácidas

Me gustan las manzanas ácidas

Y seguimos con la jornada. Hoy de campeonato. Es decir, no tengo tiempo para nada, para nadie.

La duda es si seguiré vivo a las 10, hora a la que salgo de clase esta tarde. ¿Esta tarde? Más bien diría esta noche. En caso de que se vuelvan a organizar actos lúdico festivos en casa esta noche, lo tengo muy claro.

Mañana a las 8, música a todo volumen. El sufrir se va a acabar. Además, es triste, pero tener que recurrir a tapones para los oídos en tu propia casa es triste. Pero no pienso, al menos de momento, cambiar mis planes de somnolencia esta noche. 

Ahora mismo, antes de lanzarme a escribir, repaso a la prensa económica. Seguimos apañados, ahora la banca está limpiando los activos tóxicos (sí, esos que han montado el pitote financiero) de una forma lentita… lo que hará que no nos recuperemos para 2010.

En fin, caso omiso, y yo a seguir tranquilo. Con activos tóxicos o sin ellos.

Anuncios

0 Responses to “Tiempo perdido… o ganado”



  1. Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s





A %d blogueros les gusta esto: