Boing, boing…

Una noche pensando en canguros, koalas y eucaliptos. 

Cuando quiero concentrarme, o ponerme excesivamente productivo, esta es la canción. Hago que suene como una parte más de mi entorno, y comienzo a ignorarla. Simplemente escucho las partes que me interesan. “Can’t Stop”, “Forward” y “You have to set up”.

Cuando quiero animarme recurro a esta canción, y hago que todo mi entorno sea esta melodía. De nuevo sólo escucho las partes que me interesan. “since I could experience your brightness” y “There’s something in the air”.

Pero aún así hay cosas que me desaniman, y sacan el animal que llevo dentro. Es triste, salir a comprar tabaco. Temperatura agradable y el parque lleno de gente. Ya es triste el hecho de salir a comprar tabaco, pero más triste aún me resulta el hecho de ver a un chico que mide 1,4o, con un casco integral de moto hablando con una chica, debajo de mi portal, sobre pasar 10 euros de costo.

Cada cosa tiene su tiempo, y desde luego, el tiempo de los porros no es a los 14 años. Mentiríamos si dijéramos que no sabemos que es la marihuana o el hachís. Mentiríamos si dijéramos que nunca hemos visto un porro, o que no sabemos identificar el olor del cannabis. Mentiría si dijera que nunca he liado un porro. Pero, de ahí a ver a niños destrozando sus neuronas con base al hachís. Y encima un sábado a las 12 del mediodía, en un parque lleno de niños más pequeños y padres que no dicen nada.

porro

Y nos quejamos de vivir en un barrio dejado de los servicios del ayuntamiento. Y los porros son el día a día. Ayer, mientras subía en el bus, 4 toxicómanos. Estaba claro a donde iba. Una parada más arriba de mi casa. Estos ya dejaron los porros hace tiempo. Caras demacradas, tatuajes ocultados en un moreno de camiseta y sonrisas incompletas. Faltaban dientes.

fp0275trainspotting-posters

La parte de “Choose your future, Choose life” parece que la han olvidado. Me parece tan horrible la idea de un niño de 1,40 vendiendo hachís, que aún se me ponen los pelos de punta. Y esto está pasando en el parque. En el parque de al lado de mi casa.

Parece ser que las drogas siguen estando más cerca de donde pensábamos.

Y mientras, niños de 1,30 se columpian en el mismo parque, mientras incontables padres sujetan bolsas de gusanitos. Son 10 centímetros de diferencia.

Anuncios

0 Responses to “Boing, boing…”



  1. Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s





A %d blogueros les gusta esto: