Pienso, luego comida para perros…

Mira, un chico alopécico que toca el piano. No del modo tradicional, sino que hace cosas raras en el teclado.

Mira, un chico alopécico que toca el piano y escribe letras, a la vez que canta. Y mientras, pienso en la traducción de esa canción. Desde mi punto de vista está mal.

And pray to God he hears you 

Yo no tengo que rezar a ningún dios para que me escuche, como pone en la traducción, en todo caso, Rezo a Dios, que él me escucha. Falta una coma, pero en la canción, la hace.

Independientemente, de como esté hecha la traducción o no, desde mi punto de vista, la canción hoy empatiza demasiado conmigo. No todo, pero si muchas partes.

And I would have stayed up with you all night 

Derrumbamientos en esquinas. Y pensamientos de culpabilidad. No está mal, no es algo que yo haya elegido. Si se pudiera elegir, obviamente elegiría el camino cómodo. Pero no es una cuestión de elección. Esto no.

Es una cuestión de “es lo que hay”. Ese maldito pensamiento de “yo no he elegido esto” todavía sigue haciendo eco en mi conciencia. Obviamente, si fuera cuestión de elegir, sería más cómodo el chalet en Ciempozuelos, el Chrysler Voyager tamaño familiar y el cocker entrañable a la entrada.

Pero, por suerte o por desgracia no es así. Es una opción que no entra, es una opción que no cabe. Es factible, pero es algo que no cabe. Es monotonía, es una mentira.

Urbanizaciones de chalets, llenas de mentiras.

Y joder, ¿por qué se supone que está mal? Acaso está bien un chalet, un monovolumen, ¿un cocker? Si es lo que se supone que tiene que ser. Pero es que no es así. No es una elección, es algo que está ahí.

Me quita el sueño a ratos, y a veces se acentúa. Pero supongo que se irá asumiendo, o al menos terminando de asumir. 

Y las normal, una de ellas dice algo así como “No Mentiras”. Creo que mucha gente debería mirarse esa norma. Muchos de los defensores de estas 10 malditas normas debería reflexionar. Crecer ante mentiras, crear cosas ante la mentira. Poniendo como pilares una mentira.

¿Como voy a poder defender algo, que mire donde mire, hay una mentira por detrás? Una cosa es la tradición, y otra asumir esa mentira. Defiendo lo primero, repudio lo segundo. Repudio, pero respeto.

Hacer voto de pobreza, y veo, sin ir más lejos, el edificio de la Universidad Pontificia. Y pienso en la Vaticano. Otra mentira.

Defiendo la tradición, repudio asumir todo lo que esto significa.

Anuncios

0 Responses to “Pienso, luego comida para perros…”



  1. Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s





A %d blogueros les gusta esto: