La ley de la gravedad

Según wikipedia:

Los efectos de la gravedad son siempre atractivos, y la fuerza resultante se calcula respecto del centro de gravedad de ambos objetos (en el caso de la Tierra, el centro de gravedad es su centro de masas, al igual que en la mayoría de los cuerpos celestes de características homogéneas).

Pero no somos físicos, así que lo sintetizamos en una cosa, dejando fuera tecnicismos:

Las cosas se caen al suelo

Y si ya, empezamos a referirnos a términos empresariales, entonces ya lo sintetizamos en otra cosa mucho más real, mucho más práctica y que es la esperanza de los mortales, frente a los inmortales.

Las cosas se caen por su propio peso

Inmortales o super-héroes. Un nuevo concepto de auto-creación en estos mortales con aires de grandeza. Yo más que super-héroes, cambiaría héroes por herpes. 

El herpes simple (del latín herpes, y del griego ἕρπης, «reptar») es una enfermedad infecciosa inflamatoria de tipo vírico, que se caracteriza por la aparición de lesiones cutáneas formadas por pequeñas vesículas agrupadas en racimo y rodeadas de un halo rojo.
De nuevo citando fuentes, Wikipedia. Y es que un herpes es algo molesto, y que pica. Pica y no lo puedes rascar, bastante incómodo, la verdad.
Pero no nos salgamos del tema que estamos tratando, la ley de la gravedad, y el hecho de que todo caiga por su propio peso, y la esperanza de los mortales frente a los super-héroes de auto-creación.
Es decir, Spiderman, es Spiderman, y lanza telas de araña, y sube por las paredes. En resumidas cuenta, Spiderman trepa. Supongamos que un mortal, como tú o como yo, siente envidia de Spiderman, y tiene ansias de trepar.
Pero a este mortal no le picó una araña en un laboratorio de experimentación científica, pero en su empeño de trepar, se calzó unos pies de gato y cogió un piolet. Y empezó a trepar, pisando la cabeza del resto de sus iguales.
Y es cuando aparece la esperanza, la ley de la gravedad, que se encarga de poner todo en su sitio. Si ya es difícil trepar, más difícil es hacerlo con un piolet. Y el exceso de peso se encargó de todo, haciendo que cayera al suelo, preguntándose por qué se cayó.
Si se quiere ascender, está claro que es mucho más fácil ser Superman, y por suerte, todos los mortales tenemos un pequeño Superman interior en estado latente. Sólo tenemos que buscar el camino de explotarlo, y comenzar a ascender, directamente, sin pisar a nadie, sin involucrar a los demás.
El problemas es que la búsqueda es dura, pero algún día, todos encontraremos nuestro camino, para explotar a nuestro Superman interior, mientras tanto, confiaremos en la Ley de la Gravedad, para evitar que nos pisen cabezas.
Anuncios

0 Responses to “La ley de la gravedad”



  1. Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




Día a día

abril 2009
L M X J V S D
« Mar   May »
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
27282930  

A %d blogueros les gusta esto: