Archive for the 'Economía & empresa' Category

Buen día, mal día.

Catastrófico resultados icexianos, catastrófica entrevista de empleo.

El problema, es que, después de gatear en secundaria, aprender a andar en bachillerato, correr como un loco en la universidad, ahora llega el momento de ponerse a volar.

Y como dice Tom Petty, parece ser que no tengo alas, esas las da un MBA. A lo que yo le pongo cara de interrogación y de interjección. El MBA para más adelante, aunque haya gente que no está de acuerdo con esto.

Lo peor de ayer, la entrevista. Fracaso debido a una mezcla de bisoñez y “mala leche”. Pues así vamos mal.

Y ya a modo personal, yo que pensé que el 10 acababa con los exámenes universitarios para siempre, resulta que antes de una entrevista, me pongo peor que antes de un examen.

Tema: Sacar mi lado ZEN y tranquilizarme. Sobre todo antes de una entrevista.

Aburrido

Mi reino por un trabajo

Y así me he despertado hoy. Parecía una pesadilla, ya tenía el título bajo el brazo (bueno, prácticamente ya está bajo mi brazo), y pasaban los días. Y lo más triste, no pasaba nada.

Normalmente, sobre el 15 de agosto, yo ya estaría en Salamanca, estudiando para las de septiembre. Y según terminaran las de septiembre, matrícula y comenzar nuevo curso.

Como todos los años, promesas falsas de “hoy estudio desde el primer día y lo voy a llevar todo al día”. Bueno, este curso sí cumplí la promesa. Claro, así estoy yo, licenciado, y sin saber que hacer.

Es decir, que lo que era mi rutina habitual, desaparecida.

Debería haber comenzado a ser consciente de esto cuando vacié el piso de Salamanca, bueno realmente era consciente, pero no tan consciente como debiera haber sido.

Y claro, así estamos, que pasan los días sin novedad, y uno se inscribe en toda oferta de empleo que ve on-line.

Si al menos tuviera la certeza de que lo del ICEX va a salir, pero eso es algo incierto, que si sale, ya veremos lo que hacemos al respecto.

Delirio Mental Icexiano

Está claro que tengo buen nivel de inglés, no debería suspender el examen de inglés, y el comentario de texto lo bordaste. El tema es, y si no bordo la entrevista, ya… pero es sólo una entrevista. Agh! Y elegir un traje, espera si sólo tengo un traje, si pero es de lana, y no veas que calor… Y luego el máster… y encima he dejado de fumar, necesito otro chupachups.

Así estoy, dejando de fumar, y sin nada que hacer. Mala combinación. Mañana me volveré a apuntar al gimnasio, con la esperanza, de tener que dejarlo, porque me voy de este pueblo, a trabajar a algún lado del ancho mundo, pero de momento, a seguir en job&talent, a seguir en infojobs, a seguir en las páginas de Careers de toda multinacional que se tercie, y de paso, a no perder los nervios.

Nota adicional: Pasar de una ciudad como Salamanca a un pueblo de 13.000 habitantes, y que tus amigos se marchen a Salamanca/Madrid a terminar sus licenciaturas, cuanto menos, es desquiciante.

Ya, el hogar familiar, sí, claro… tiempo máximo 3 meses, y ya vamos a por los 3 meses y una semana. La locura se avecina.

Summer Time

Llegó el verano y me despedí de Salamanca como ciudad de adopción, a pesar que las fachadas de piedra dorada me vieran nacer.

Y me volví a establecer en Béjar, aunque sabiendo que es de forma temporal. Pero al menos, la inestabilidad percibida de los primeros días se va disipando, y la rutina, más o menos se va asentando.

No es que sea una persona aburrida, ni mucho menos, pero cierto es que la inestabilidad sobre mi futuro sí me causaba ansiedad, y la rutina, y el hecho de ver, como más o menos me dirijo de forma clara a un camino u otro, ayudan a calmar la fiera que llevo dentro, y ayudan a avivar mis ansias de vivir.

Claro, la idea del MBA en Bruselas va tomando forma poco a poco, las becas de internacionalización, aunque las veo lejanas, también van tomando forma.

De hecho, a veces, ahora mismo, tengo esa sensación de poderlo todo, pero sólo a veces, ya sabemos que tengo que controlar mi ego, los genes argentinos deben ser controlados.

Eso sí, la mediocridad la sigo viendo por todas partes. De hecho, recordar algunas cosas sobre el ICEX, o sobre los MBA hace que venga a mi cabeza ciertos hechos.

Yo, en las pruebas de selección. No hay problema, además iba con dos amigos de Salamanca. Y llego a mi aula, y me veo a una chica de clase, que no veía hacía tiempo. Estamos de cháchara, y entonces aparece ÉL.

ÉL es el moderno de turno, alternativo, que se ha pasado toda la carrera pidiendo apuntes, y no se los prestas, pero insiste.

Y claro está, te pregunta en modo inquisidor, al más puro estilo de Tomás de Torquemada.

¿Pero tú qué haces aquí? ¿Por qué vienes aquí?

La respuesta, creo que era obvia.

A lo mismo que tú, supongo.

Claro, uno piensa, en añadir eso de:

Verás, es que, a pesar de no haber pedido la beca erasmus, y haberme marchado a Italia a aprobar tercero por la patilla, como hiciste tú, también tengo derecho de hacer cosas alternativas.

De hecho, esto del ICEX no es que me parezca una cosa tan alternativa.

Pero a pesar de que todos mis amigos sean unos frikis, o sean los empollones de clase, y no ir habitualmente a los bares más underground de Salamanca, donde Manolo Escobar es lo último, porque no lo ponen en ningún lado, creo que tengo derecho a hacer el examen.

Aunque repito, creo que lo del ICEX no me parece la más moderna de las ideas.

Uno se lo guarda, porque por suerte, la educación es algo que no se debe perder nunca bajo ningún concepto, pero pensarlo, vamos que si lo pensé.

Lo más gracioso, es que en la pausa viene a hablar otra vez. “Cortesía Daniel, cortesía…”

Y uno dice esto, en un punto de la conversación. (El resto de las partes son dignas de omisión, el tiempo, el clima y demás temas)

Bueno, en caso de que esto no me salga, marcharía en septiembre a hacer un MBA en Bruselas.

Y entonces ver un brillo en sus ojos, y un resurgir en su alma. De nuevo, Tomás de Torquemada estaba apareciendo, entre una llamarada, y un montón de preguntas.

¿Y por qué te vas? ¿Cómo es qué te vas? Tu no deberías tener derecho a irte, deberías quedarte en tu pueblo pudriéndote.

No tiene sentido que vayas.

Bueno, la verdad que hacer un MBA me parece una tontería, porque después de estudiar ADE, ya es hacer otra vez lo mismo.

En ese momento, pensé que si todo fuera como un cómic, probablemente le hubiera incrustado la cara en la máquina de chocolatinas aledaña. Pero eso está más, y mis padres me implantaron algo de moral.

Así, que hice lo de: “Bueno, no sé a mi me parece una buena opción.”

Lo más gracioso es que dos semanas después de esto, leo en Facebook…

Admitido en el IE

IE: Instituto de Empresa, centro que sólo ofrece Masters y demás cosas, entre ellos, destacable el MBA.

Increíble, pero cierto.

Milk Crisis

Milk Crisis, o Crisis de la Leche: [Sit.] Dícese de situación en la cual un estudiante estándar toma demasiado café, mientras pretende pasar una jornada de 12 horas en la biblioteca.

Fuente: Yo mismo

Fig. 1

Obsérvese en la figura 1, como nuestro sujeto experimental Dichoso Autómata Nacido Involucrado con la causa, de ahora en adelante DANI, se enfrente, en una perfectas condiciones de seguridad, y homogeneidad a un test de laboratorio.

Enfrentamos a DANI a uno documentos de amena lectura. Contabilización de intangibles, concretamente, y las normas del IASB relacionadas con esta labor.

Así mismo ponemos a disposición del sujeto 2 tazas de café.

El resultado es el esperado: Pretérito Unido Mágico, o PUM. En la cabeza del sujeto comienza a volar un universo de fantasía, referido a tiempos pasados, pero en una dimensión paralela a la nuestra.

Gracias al lector de actividad cerebral, hemos podido obtener la siguiente imagen:

Fig. 2

En la figura 2 nuestro DANI ha sido transportado a un mundo de (H)ADAS y (H)ADOS, presuntamente todos Licenciados en Administración y Dirección de Empresas, ADE.

A pesar de estar en un universo paralelo, nuestro sujeto cree que se trata de la más pura realidad, y por lo tanto entra en crisis. Concretamente una MILK CRISIS, o Crisis de la Leche.

A nadie le gustaría, en los tiempos que corren, tener alas de moscardón e ir saltando de hoja en hoja. Por suerte un Android, hace casi lo mismo que un hada, sólo que es táctil.

Y DANI es capaz de salir de su estado de PUM, pero aún creyendo que es la realidad, vemos esta situación reflejada en su cerebro:

Fig. 3

Claro, DANI es educado. Obviamente, muchos valores Celestiales le han sido inculcados, de modo que no puede montar el numerito en la biblioteca, así que sólo se repite a sí mismo:

Uno dos y tres, yo me calmaré, todos lo veréis

Tal y como vemos en la figura 3. De modo, que al final, el sujeto, acaba enviando un mail a sus hermanos, y padres, y obtiene respuesta de su hermana mayor, diciendo que pasa por una situación parecida, sólo que en inglés.

Fig. 4

Claro, DANI empieza a imaginar, como será una situación parecida, sólo que esta vez más femenina. Y eso sí, ante todo, en Inglés, claro, es lo que tiene tener una familia esparcida por el globo terráqueo (Bendito Skype…)

Fig. 5

Y obtenemos un claro:

One, two and three, I calm down, everyone will see

En resumen, si vas a la biblioteca, no tomes más de dos tazas de café, una y media es el límite.

Juicios de valor

Estaba yo terminando hoy de comer, cuando veo que el programa de wordpress de mi móvil tiene una nueva notificación, y además salta el aviso de un nuevo email, relacionado con esa notificación.

Relacionado con esa notificación y con un nuevo comentario en esta entrada.

Oh… un nuevo comentario. Y parecía que este blog estaba más muerto que un bacalao en sal, esperando para ser desalado y meterlo en agua con garbanzos para hacer un rico puchero.

Y leo el último comentario.

Vaya, parece ser que tengo un blog para:

Tener un blog para hablar mal de una persona o un grupo rebela tus malos sentimientos. Estoy seguro de que por tu perfil, la policia te ha de buscar.

LUIS 7 Marzo 2010 en 18:09

Curiosa definición de mi blog. Definitivamente cada vez me sorprendo más de la incapacidad, bueno, la capacidad de la gente para… no leer el blog.

Es sorprendente, ahora mi blog está dedicado íntegramente a esto, de hecho es el único propósito. Claro, yo en mi blog no hablo de economía, es que algo que me apasiona. Tampoco hablo de lo que me pasa, de hecho, la gente que me fastidia me ocupa tanto tiempo, que les dedico una entrada por la semana mínimo.

Y tengo tan mal fondo, que nadie se digna a tomarse un café conmigo, de hecho no tengo amigos, puesto que mi mal fondo los espanta.

Está claro, soy mala persona. De hecho, empiezo a plantearme la idea de entregarme a la policía. Creo que sería la mejor opción para la sociedad. Ah, espera, que soy malvado, si voy a seguir aquí, fastidiando al personal.

Y esta entrada ha hecho que vuelva a escribir, sobre algo a lo que venía dando vueltas a la cabeza. Los juicios de valor.

Ahora mismo tengo un perfil de tener más mal fondo que la última balda de la nevera de un piso de estudiantes.

Nótese que soy estudiante, y sé lo que es la vida de estudiante. Aquí no hablo mal de nada ni de nadie, no me refiero al grupo de estudiantes en general. Cada cual que haga lo que quiera, sólo sé que en mi nevera las lechugas se me pudren, y acaban desterradas a la última balda de la nevera.

Entonces, claramente, ahí se está emitiendo un claro juicio de valor sobre mi. Y es algo a la orden del día. No sobre mi, sobre todo el mundo. Creo que la sociedad está llena de juicios de valor.

Que quede claro que no me refiero únicamente a un sujeto, ni mucho menos a la persona que comenta en mi blog. Simplemente me refiero a la sociedad en su conjunto, si alguien en concreto se da por aludido en este punto, sólo puede significar que tiene mucho ego. Repito, cada cual puede hacer lo que quiera, cada cual puede dejar que sus lechugas se pudran en la bañera del aseo, si así lo cree oportuno.

Y más aún si uno es de pueblo. En ese caso, los juicios de valor llevan menú extra. Es decir, uno acaba crucificado, si es de pueblo. Haga las cosas bien o mal dará igual, los prejuicios siempre existen.

Es digno de resaltar en esta parte del texto que soy de pueblo. No me refiero a un pueblo en concreto, ni a al Pueblo en general, simplemente a los núcleos de menos de 20.000 habitantes.

Por ejemplo. Yo seguiré siendo el hijo del barbas. Claro he aquí un buen prejuicio. Mi señor padre es un profesor magnífico, y está claro que si el Barbas no te ha dado clase, no sabrás muchas cosas, ni podrás apreciar su excelente labor docente. Pero el Barbas era el jefe de estudios de mi instituto, y por tanto, en aquella época tenía el papel de “Poli Malo”.

Ah amigo. Criticar por criticar al pobre hombre. Si a eso le sumamos su hijo introvertido como nuevo alumno, uno se ha comido los mocos durante toda la época de estudiante de secundaria.

Eso sí, los hijos de otros profesores más guays, eran guays. Claro, pero es que la faceta guay de mi padre no se conocía hasta primero de bachillerato. Y no todo el mundo llega a primero de bachillerato.

Con determinada gente me puedo permitir tener los prejuicios que me de la gana, al fin y al cabo, yo he sido y seré el hijo del Barbas, y no Dani, por los siglos de los siglos, amén.

Claro, uno acaba hastiado, bueno, hasta las narices de todo esto. Y al final uno acaba pasando de los prejuicios. Detrás de lo que se dice de alguien, está esa persona, que merece la pena conocer, y una vez que la conozcas, ya estarás en situación de decir, o dejar de decir. Pero nunca sin conocer.

Disertación escrita sobre una mañana de domingo

Una mañana de domingo.

Pero no una mañana de domingo cualquiera. Una mañana de domingo previa a un examen el lunes, a las nueve. Dividiremos la disertación en 4 fases.

Foto 149FASE 1: El sueño y sus consecuencias

Para empezar, en un primer momento optamos por no poner el despertador. Es decir, comenzamos a planear la mañana de domingo horas antes de que empiece.

Y pensando en las ansias de descansar, lo que se hace es bajar la persiana para que la luz solar no haga lo que hace todas las mañanas.

Sí, arrancarte de los brazos de morfeo, y sacarte del estado comatoso en el que tus ojos se están moviendo de un lado a otro de forma automática.

Véase la temida fase R.E.M. El resultado de la fase uno es un sueño reparador, y sin desvariaciones mentales. Es decir, no recuerdo nada de lo que he soñado. Y me despierto con ganas de nada, y mucho menos con ganas de estudiar. Pero da igual, es el día antes del examen, y como siempre, no voy a hacer nada productivo.

FASE 2: Elección entre baño y cocina, asumiendo la realidad

Salimos del sueño, con la boca seca. La boca seca y ganas de miccionar. Empezamos a ser conscientes de que estamos 24 horas antes del examen. Y planteamos cual es el comportamiento típico ante esta situación. Así que, cual pseudo economista que soy, dibujo la gráfica en mi mente.

daniYa, a estas alturas la curva de ansiedad y productividad se han cruzado. Estamos en el punto de no retorno, es decir, que ya es imposible estudiar nada, o asimilar nada.

Era algo conocido, y se ponen los pies sobre el suelo. Surgen dudas… dirección cocina, dirección baño. Además, que están en sentidos opuestos en el pasillo.

Y una mente analítica duda, si es mejor morirse de sed, o dejar que explote la vejiga.

Definitivamente, se opta por el baño. No hay vuelta de hoja, ahora sí que sí la vejiga está al límite de su capacidad, está claro, se va al baño en primer lugar. Luego a la cocina y se sirve uno la taza de café, para dar comienzo a la fastuosa fase 3.

20051122134515-cafe

Fase 3: Desayuno continental desvirtuado

Con una eterna taza de café recalentado en el microondas (el tomar café recién hecho es sólo un privilegio digno de Francia), uno se toma sus tres pastillas de intelectum y un tapper de espaguetis fríos con atún y tomate.

Lo que viene a ser un “desayuno continental desvirtuado”. La productividad sigue en picado, y no para de caer. Pero bueno es normal. Desayuno e internet.

Blur dijo una vez “Coffe & TV”, hoy yo digo “Coffe & PC”, aunque usar el término PC es más que erróneo (por cierto, para que suene igual que la canción hay que decir TiVi y PiCi), pasa que decir “Coffe & Mac” no suena ni de broma tan comercial como “Coffe & PC”.

Y se acaban los cigarrillos, para poner como colofón final la fase 4.

Fase 4: Adquisición de 20 pedacitos de cáncer

Se acaban los cigarrillos, y sigues de dominguero, por ende, estaba en camiseta vieja y calzoncillos. Aún no había hecho nada por mi vida, y sin cigarrillos. Llega la hora de salir a la calle. Sin ducharme, pero tampoco bajar en calzoncillos y camiseta “Disney”, souvenir de algún familiar cruel que me trajo una camiseta con un “Chip y Chop” enormes, que ha sido relegada al uso de dormir.

Y uno sale a la calle, ocioso cual dominguero antes de un examen.

La ley de la gravedad

Según wikipedia:

Los efectos de la gravedad son siempre atractivos, y la fuerza resultante se calcula respecto del centro de gravedad de ambos objetos (en el caso de la Tierra, el centro de gravedad es su centro de masas, al igual que en la mayoría de los cuerpos celestes de características homogéneas).

Pero no somos físicos, así que lo sintetizamos en una cosa, dejando fuera tecnicismos:

Las cosas se caen al suelo

Y si ya, empezamos a referirnos a términos empresariales, entonces ya lo sintetizamos en otra cosa mucho más real, mucho más práctica y que es la esperanza de los mortales, frente a los inmortales.

Las cosas se caen por su propio peso

Inmortales o super-héroes. Un nuevo concepto de auto-creación en estos mortales con aires de grandeza. Yo más que super-héroes, cambiaría héroes por herpes. 

El herpes simple (del latín herpes, y del griego ἕρπης, «reptar») es una enfermedad infecciosa inflamatoria de tipo vírico, que se caracteriza por la aparición de lesiones cutáneas formadas por pequeñas vesículas agrupadas en racimo y rodeadas de un halo rojo.
De nuevo citando fuentes, Wikipedia. Y es que un herpes es algo molesto, y que pica. Pica y no lo puedes rascar, bastante incómodo, la verdad.
Pero no nos salgamos del tema que estamos tratando, la ley de la gravedad, y el hecho de que todo caiga por su propio peso, y la esperanza de los mortales frente a los super-héroes de auto-creación.
Es decir, Spiderman, es Spiderman, y lanza telas de araña, y sube por las paredes. En resumidas cuenta, Spiderman trepa. Supongamos que un mortal, como tú o como yo, siente envidia de Spiderman, y tiene ansias de trepar.
Pero a este mortal no le picó una araña en un laboratorio de experimentación científica, pero en su empeño de trepar, se calzó unos pies de gato y cogió un piolet. Y empezó a trepar, pisando la cabeza del resto de sus iguales.
Y es cuando aparece la esperanza, la ley de la gravedad, que se encarga de poner todo en su sitio. Si ya es difícil trepar, más difícil es hacerlo con un piolet. Y el exceso de peso se encargó de todo, haciendo que cayera al suelo, preguntándose por qué se cayó.
Si se quiere ascender, está claro que es mucho más fácil ser Superman, y por suerte, todos los mortales tenemos un pequeño Superman interior en estado latente. Sólo tenemos que buscar el camino de explotarlo, y comenzar a ascender, directamente, sin pisar a nadie, sin involucrar a los demás.
El problemas es que la búsqueda es dura, pero algún día, todos encontraremos nuestro camino, para explotar a nuestro Superman interior, mientras tanto, confiaremos en la Ley de la Gravedad, para evitar que nos pisen cabezas.

Día a día

mayo 2017
L M X J V S D
« Feb    
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031